Gestación subrogada: ¿un bebé a cualquier precio? El coste emocional y financiero

¿Deben nacer niños a cualquier precio?

El debate sobre la gestación subrogada estalló nuevamente durante el confinamiento.

Un vídeo de bebés, alineados en una guardería, nacidos todos ellos de madres sustitutas en Ucrania en la agencia líder en servicios de reproducción asistida médica de Ucrania, Biotex Com reavivó la controversia sobre la subrogación pagada. Sus padres, al no poder viajar durante el confinamiento, no pudieron recuperarlos antes de varias semanas o incluso de meses.

Hemos ido a ver los que eligieron esta controvertida opción como último recurso para formar una familia. Euronews visitó las instalaciones de la empresa en Kiev.

Los sustitutos potenciales se inscriben todos los días. La agencia registra más de trescientos nacimientos al año.

El dueño de Biotexcom, Albert Tochilovsky está orgulloso de ser el único en Europa que garantiza resultados a los clientes: “Algunas parejas eligen el sexo del bebé. Está prohibido en muchos países de la Unión Europea pero aquí no tenemos límites. Esperamos que la ley permita tecnologías más nítidas como CRISPR, para elegir el color de los ojos o ciertas cualidades del niño.”

A menudo acusado de prácticas sin escrúpulos, ha afrontado varias investigaciones judiciales. Mezcla unos temas con otros y rechaza cualquier crítica.“Países enteros prohibieron la fertilización in vitro. Y ahora dicen que en 2025 uno de cada tres niños nacerá en un tubo de ensayo. Estamos entrando en la economía postindustrial: subrogación, chips conectados al cerebro, ese es el futuro “.

La subrogación está estrictamente prohibida en ocho países europeos. Tolerada en otros por falta de normativa, es legal en el Reino Unido y Grecia, si no hay pago de por medio. Junto a Rusia, Ucrania es uno de los pocos países donde es legal la subrogación pagada.

Un destino que las agencias especializadas anuncian, como más accesible y sobre todo menos caro que Estados Unidos, país de referencia para la gestación subrogada internacional. Es un mercado global estimado en más de cinco mil millones de dólares.

En los últimos cinco años, más de cuatro mil niños nacieron de la subrogación en Ucrania, el 90 por ciento de ellos de padres extranjeros.

Un mercado que, según el responsable de derechos de la infancia en Ucrania, explota a las mujeres y viola sus derechos, así como los derechos del propio nió.

Aunque es legal en el país, la gestación subrogada está mal regulada y abierta a las malas prácticas de las agencias e intermediarios que prosperan en el país.

El defensor de los derechos del niño en Ucrania, Myjola Kuleba, definió a Ucrania como “el supermercado de la subrogación”.

A la luz de lo vivido asegura que “El niño ya se ha convertido en una mercancía, pero una mujer es algo más que una incubadora que tiene que llevar un producto por encargo de otra persona. Si las clientas durante el embarazo deciden que ya no quieren al niño, la portadora debe abortar, si no lo hace, debe devolver todo el dinero recibido. Si da a luz al niño y los clientes no quieren hacerse cargo de él, tiene que entregarlo a un orfanato, porque no tiene derechos sobre él “.

Nos dirigimos a la ciudad de Vinnitsya, a unos 300 kilómetros de Kiev para encontrarnos con Olga Kicena, entrenadora deportiva y campeona de culturismo. También es la madre sustituta de un niño al que dio a luz en julio, para una pareja china.

Es la única entre las sustitutas con las que contactamos que accedió a hablarnos a cara descubierta.

En ningún momento se sintió explotada y el seguimiento médico lo calificó de impecable. La gestación subrogada le dió la oportunidad de mejorar su vida y la de su hija de 13 años:”Llegué a esto para dejar de vivir con mi madre y poder comprarme una casa pequeña. Si no, habría tenido que trabajar aquí durante mucho tiempo o irme a trabajar al extranjero. No quería dejar a mi hijo con su abuela o con otra persona, así que no me lo pensé mucho y decidí entrar en un programa de gestación subrogada para poder comprarme una casa en un año. Al principio, lo hice por dinero, por supuesto, es cierto. Pero una vez que estuve embarazada, sentí que estaba creando una familia para alguien. Y cambié mi forma de pensar. El dinero está bien, pero darle vida a alguien es mucho mejor.”

Le preguntamos a Olga si no le resultó difícil separarse de un niño después de haberlo gestado durante nueve meses. “Entendí desde el principio que debía dar al niño. Por lo tanto, no hubo sentimientos maternales ni emociones, durante el embarazo. Tengo mi propio hijo al que amo y por el que siento emociones. Solo tenía un sentido de responsabilidad: estar embarazada del hijo de otra persona durante 9 meses y ahí se acaba. Por supuesto que es muy hermoso ver a este pequeño bebé, es conmovedor … Pero entendí que ese niño era de otra persona. Que tenía padre y madre.”

Unos días después de esta entrevista, los padres del niño que llevaba Olga, varados en Wuhan durante dos meses por confinamiento, finalmente pudieron coger en sus brazos al bebé recién nacido.

El padre, Zhu, estaba emocionado:“Le hemos dicho: gracias, muchas gracias. Y la llamamos madre cariñosa, no madre sustituta. Nos ayudó a lograr esto. Tener un hijo. Le estamos muy, muy agradecidos”.

En Francia nos encontramos con Celine y Maxence,son agentes inmobiliarios. Llevan diez años casados. Por la infertilidad de Celine, la pareja recurrió a la reproducción asistida durante años.

Después de muchos intentos fallidos de inseminación y fertilización in vitro, la subrogación fue su último recurso.

La pareja viajó a Ucrania este verano para iniciar el proceso con una agencia que aseguran les brindó garantías de seriedad y seguridad, tanto para ellos como para la gestante.

Mexence enfatiza que “Los que crean que basta con pagar para tener un hijo se equivocan. No es así. De ninguna manera. Deben tener un problema real y razones médicas para poder acceder a la gestación subrogada en Ucrania. No compramos una madre sustituta, no compramos un servicio, hay razones médicas reales verificables. Para él, que dona su esperma, hay una revisión médica y yo tengo que presentar un certificado médico que demuestre que soy estéril y no puedo tener un hijo. Tengo la impresión de que a veces la gente piensa que le roban el hijo a alguien. Esto es completamente falso. Porque la madre subrogada, lleva al niño, pero de ninguna manera es suyo. Ella no es la madre de ninguna manera porque no es de su herencia genética.

Son los ovocitos de la futura madre los que se utilizan cuando es posible, o los de un donante cuando se necesita un donante. Pero no son sus propios ovocitos”.

Céline y Maxence pidieron un préstamo para hacer realidad su sueño: les costará unos 70.000 euros. Pero ni el precio ni la ley les hubieran disuadido.

Creen que la gestación subrogada debería ser legal, al igual que otras técnicas de reproducción asistida.

Hay mujeres que nacen sin útero o con anomalías uterinas graves. Se preguntan ¿Por qué deberían ser penalizadas, cuando se puede ayudar a otras parejas, mujeres que tienen problemas con la calidad de los ovocitos u hombres que tienen problemas con la calidad del esperma?

Los que se oponen a lo que llaman vientres de alquiler, aseguran que se trata de puro comercio que explota a la mujer además de romper la noción de paternidad tradicional.

René Frydman se convirtió en el ginecólogo más conocido en Francia tras haber sido el padre del primer bebe probeta en el país hace 38 años. Luchó entonces por el derecho de las mujeres solteras y las parejas de lesbianas a acceder a la reproducción asistida:“Para alguien como yo que ha asistido miles de partos, que ha visto y vivido ese momento, quien que da a luz es la madre. Y en cuanto entras en una lógica mercantil aparecen: una organización, intermediarios y explotación. Por eso prefiero centrar mis esfuerzos en mejorar las técnicas de reproducción asistida y la investigación médica para que haya menos infertilidad”.

https://es.euronews.com/2020/09/25/avances-de-la-maternidad-subrogada