Como protegen los derechos de los bebés nacidos para las parejas extranjeras en Ucrania: BiоTexCom comparte su experiencia

«Otra pareja extranjera que vino a Ucrania «por el niño» renunció al bebé nacido para ellos» – titulares de ese tipo abundan en las páginas de Internet y medios de comunicación. No es secreto que a Ucrania, donde los programas de la maternidad subrogada y donación de los óvulos son legales, vienen muchas parejas extranjeras con la esperanza de ser padres. Francamente, reconozcamos que cada progenitor quiere tener su propio bebé sano, en otras palabras, las parejas extranjeras desean garantías y algunos de ellos creen que “quien paga manda”. Es decir, ellos dictan a las clínicas sus propios condiciones bajo las cuales acepten o no participar en los programas. Algunas pequeñas agencias mediadores están en manos de los padres potenciales sin efectuar un PDG – análisis minucioso, sin firmar contractos con los padres a partir de los cuales ellos tienen que recoger al niño ya nacido a su país y etc. Al final tenemos los casos cuando los padres dejan a los pequeños y ellos llegan a los hogares.

En el centro de la medicina reproductiva BiоTexCom asumieron mayor responsabilidad de la protección de los derechos y de los padres y de los bebés futuros. El momento crucial es PDG obligatorio (diagnóstico preimplantacional de los embriones), designación internacional – Preimplantation Genetic Diagnostic, en la realización de lo cual la clínica tiene mucha experiencia. Los embriones se verifican en un nivel muy alto: esa investigación genética se realiza antes del transplante de los embriones al útero y permite evitar el transplante de los embriones con las anomalías cromosómicas, por ejemplo con la trisomía 21 (síndrome de Down). Además, los padres potenciales pueden ellos mismos elegir el sexo del bebé futuro. Así, la posibilidad del nacimiento del niño con una anomalía genética se mantendrá al mínimo. Absolutamente evitar la posibilidad de las complicaciones relacionadas con el parto no puede nadie, incluso en los países desarrollados. El propio proceso del parto de una mujer sana «normal» es tan complicado como el parto de una madre subrogada. Aun después del nacimiento del bebé totalmente sano, el riesgo de su muerte o el riesgo de desarrollar patologías es demasiado alto durante el primer mes de la o el recién nacido. De esta manera, según la estadística de la Organización Mundial de la Salud, las complicaciones relacionadas con el parto más frecuentes son asfixia al nacer, infección adherida, parto prematuro: y esta es la estadística mundial del parto natural. En el caso de la maternidad subrogada: aun cuando surja una situación de este tipo en mil partos, la clínica cubre todos los gastos del tratamiento del bebé en Ucrania y también del alojamiento de los padres durante todo el período de la permanencia del bebé en el hospital hasta que no le dan de alta y pueda ir con sus padres al domicilio. Así, estamos dispuestos a decir que los gastos de los medicamentos que pagamos se refieren exclusivamente a la estancia del bebé en el hospital ucraniano.

El requisito obligatorio para participar en el programa de la donación de los óvulos o de la maternidad subrogada es firmar el Acuerdo con los padres extranjeros según el cual ellos tienen que recoger al bebé después de su nacimiento de Ucrania a su país. Para proteger los derechos de los hijos futuros, las parejas extranjeras que quieren ser padres deben entender la seriedad de sus intenciones y el grado de responsabilidad.

Por eso los padres potenciales tienen la obligación de someterse a una encuesta de un psicólogo que consulta la pareja y aclara que estén listos para convertirse en padres no sólo fisiológicamente, sino que también asumir la responsabilidad de su bebé futuro.